Casa Masía Can Riera: Un legado del siglo XVIII

La masía fue construida a finales del siglo XVIII por la familia Ferrer (alias «Barbudo») que en este siglo fueron alcaldes de Merola. Gracias a la donación que hicieron de un trozo de terreno, se construyó en 1609 la nueva iglesia parroquial de Santa María de Merola, cercana a la masía. Su patrimonio aumentó a lo largo del siglo XVII y XVIII.

Las inscripciones en varias dinteles nos informan de los años de construcción y de varias ampliaciones. En dos dinteles de la fachada oeste indican el año 1705. En la inscripción de un dintel en una fachada interior leemos: Joseph Riera 1848. En un dintel del conjunto de tinas indica la fecha de 1749.

La casa fue una gran propiedad agrícola hasta que a finales del siglo XIX los dueños  vendieron el molino de harina que tenían al pie del río Llobregat a la firma «P. Manent y Compañía» que fundó una fábrica de hilados y tejidos y una colonia industrial, la colonia Manent o Cal Riera.

La masía fue reformada y ampliada en 1912, según una inscripción, por Gregori Conill. La reforma consistió en sobrealzó la casa y construir el último tramo de masía en la parte norte, sobre las tinas. Los Conill y los Segarra son descendientes de los antiguos propietarios Riera, que perdieron el apellido por diferentes bodas de herederas. Durante la Guerra Civil, la masía fue cuartel del ejército republicano. En esta época se perdieron algunas pertenencias de la casa. En el lugar donde ahora hay un cobertizo de ladrillo, junto a poniente, había, como en muchas casas, el recogimiento: un cobertizo donde se podían cobijar los transeúntes.

Casa Masia de Cal Riera

En la fachada norte, donde actualmente se encuentra el acceso principal, hay un portal de entrada muy simple, unos balcones en el primer piso y una ventana geminada en la parte superior. Esta parte final de la casa fue construida a principios del siglo XX sobre dos tinas.